Nunca es tarde para intentar aquello que en verdad deseas.

Ella quería derribar muros, soñar con lo imposible, 
lo que estaba fuera del alcance de los demás, lo que otros no ven. 
Quería ver el mundo con los ojos que ven por primera vez el sol. 
Con los ojos que descubren la fugacidad de la vida. 
Donde la libertad se logra a través del pensamiento, de la imaginación.
 Donde no hay límites, no hay fronteras y el miedo es algo lejano. 
Los errores son solo manchas, la historia puede ser reescrita
 y el destino deplorable puede cambiarse para pasar a ser un
 vivieron felices para siempre.
Los caminos son muchos y encontrará dificultades pero ella sabe
 que nunca es tarde para intentar aquello que en verdad deseas.


Nos pasamos tanto tiempo mirando el suelo que olvidamos lo bonito que es el cielo.

Y ahora es cuando me acuerdo de la frase "pasamos tanto tiempo mirando el suelo que olvidamos lo bonito que es el cielo" porque la mayoría de las personas olvidan su alrededor, la magia del aire, el sol, el canto de un pájaro, se enredan en cosas, que creen de suma importancia, cuando la pequeña felicidad reside en la belleza de un árbol o una flor, hacemos que el mundo parezca hostil, sucio, pero aun así, entre tanta suciedad, puede haber belleza...no olvides fijar tu mirada y disfrutar con el corazón.


Ese instante en el que podrías morir porque sabes con toda certeza que jamás en la vida volverás a sentir nada igual.

Siempre he soñado con ser un pez, porque dicen que los peces no tienen memoria, que no pueden acordarse de nada. Y si no te acuerdas de nada puedes levantarte cada día y vivirlo todo como si fuera la primera vez. La primera canción, la primera vez que le viste, el primer beso... porque hay ciertos momentos mágicos como cuando esa persona te toca y sientes que te estorba hasta la piel, que sales de ti, que tu alma pide a gritos salir corriendo, esa sensación de plenitud infinita al hacer el amor con alguien, hasta el punto de sentir que ya no existes. Ese instante en el que podrías morir porque sabes con toda certeza que jamás en la vida volverás a sentir nada igual. Me gusta saber que hay cosas refugiadas contra el olvido, cosas por las que no pasa el tiempo, como esos mosquitos encerrados en ámbar durante millones de años, el mundo sigue adelante pero para ellos se quedan allí atrapados para siempre, como las fotos guardadas en una caja de zapatos debajo de la cama, como esos secretos que no puedes contar jamás.



SHARE

Google+ Followers