Buscando tu recuerdo te encontré en el corazón de donde nunca saliste.

En las tardes de otoño cuando las hojas lloran sacudidas por el viento,
 rendidas a su suerte dejando su destino llegar, 
te busco y no te encuentro y te llamo y no respondes ,
necesito tus besos y no me besas, extraño tus brazos y no me abrazas.
Cuanto llanto en el alma, cuanto soledad en los ojos y cuanto dolor,
 hasta que no me di cuenta, que nunca me abandonaste nunca te fuiste de mi ,
 buscando tu recuerdo te encontré en el corazón de donde nunca saliste
 ¡amor mio ya no te busco, porque te siento.


SHARE

Google+ Followers