Tengo mucho amor que dar, pero no sé dónde colocarlo.

Tengo mucho amor que dar, pero no sé dónde colocarlo.


Vamos a pintar el mundo de color verde para que eso te recuerde que lo último que se pierde es la esperanza, la vida avanza y tú tienes que hacerlo con ella. Márcate un rumbo en el cielo, busca tu estrella, equilibra la balanza, rompamos una lanza en nombre de los sueños y en lugar de olvidarlos,
perseguirlos, que mañana es tarde. Hoy es el día de dejar de quejarte y empezar a hacer algo para cambiar las cosas, ver con la ilusión de otro amanecer, ahora es tu momento que no te maten las prisas.

SHARE

Google+ Followers