El café me sabe Amargo.


Nunca pensé comparar nuestro amor con el aroma del café 
pero me di cuenta que los dos eran amargos
y al final tu mismo rompiste la taza en mil pedazos,
 yo la recogí rota y la bote a la basura...



Y le encontré un nuevo sabor amargo al café.

SHARE

Google+ Followers