Todos vivimos en un mundo de excusas.


Realmente a veces necesitamos llenar de excusas la cabeza para tener una razón aparente o por lo menos algo que nos auto convenza de que las fiestas que se aproximan serán distintas... ¿Seremos capaz de cambiarlo todo? Yo me siento la mayoría del tiempo limitada y dominada por mis sentimientos… Siento que la realidad difiere mucho de lo que realmente trato o creo que tratamos de enfocarlo… ¿Seré yo la única persona en el planeta que le gustaría extirpar ciertos sentimientos?Y me digo: “La realidad es que todos vivimos en un mundo de excusas y los más felices son los que mejor las inventan...” Así que necesito excusas para asegurarme de que no soy una sometida por mis propios sentimientos... Pero al final mi naturaleza me doblega, levanto mi copa y brindo..... porque aún preservo de todo y de todos mis sentimientos.



Todos vivimos en un mundo de excusas.


SHARE

Google+ Followers