Solo un cuerpo desnudo...con los ojos sedientos de deseo de amar...


La distancia que separa los cuerpos...
no impide el sentir de dos almas unidas por amor....
La pasión que desborda tu cuerpo 
enredado en la seda del calor de una noche...
con tus manos inquietas de un deseo incontrolable ...
abrazando la llama de este amor infinito...
que refleja la nada de una noche cubierta con la luz de la luna ...
solo un cuerpo desnudo...con los ojos sedientos de deseo de amar...
Pero colmada impaciente de la espera sedienta...
de un entorno desnudo, de un encuentro lleno de pasion...
los pequeños detalles que no deben faltar...
una rosa en tu alcoba...una copa de vino...
y un adiós...al final.

Gracias Arturo Molina por regalarme estos versos.

SHARE

Google+ Followers