El destino une y separa a las personas.

 El destino une y separa a las personas.


El destino une y separa a las personas, 
pero no existe ninguna fuerza que sea tan grande 
que haga olvidar a las personas que, por algún motivo,
 algún día nos hicieron felices. 
Te mando mis Bendiciones a ti y todos los tuyos, 
porque un día me hicisteis con tus mentiras
 la mujer mas feliz del mundo.

SHARE

Google+ Followers