Vivir el día a día también es un riesgo...




Cambié el ruido por silencio, Los gritos por caricias; Las heridas por perdón, Los malos recuerdos por olvido. Cambié los senderos de piedra, Por la arena de las costas; Sonrisas por plaeceres, Lágrimas en noches de luna. El reloj lo guardé en una gaveta, Quemé los calendarios, Me deshice de los diarios. Ya no quiero contar los días que han pasado, Ni los que faltan; De alguna manera sólo tengo un hoy, Un aquí, un ahora, Que no espera a que decida vivirlos, Simplemente pasan a mi vera, Volteando la mirada, Esperando que sonría y me decida a perseguirlos. Cambié un estuche de complejos, Por otro diferente, Vivir sólo hoy es también un riesgo…

SHARE

Google+ Followers