Hay veces que quiero decir mucho y no digo nada.


No soy buena diciendo las cosas de frente, en realidad nunca he podido, soy muy fría o poco demostrativa, pero eso no significa que no sienta realmente las cosas. Al contrario, hay veces que quiero decir mucho, pero no lo hago. Hay veces que quiero demostrar lo que siento, pero no lo hago. Eso yo sé que molesta, pero me es difícil. Solo quiero que sepas que detrás de un "nada", hay mucho; que detrás de un "no me pasa nada", me suceden muchas cosas; detrás de un "déjame", hay un no me dejes; sin embargo, detrás de un "no te vayas", hay en verdad un quédate conmigo y detrás de un "te amo", hay en verdad un sentimiento hermoso que tengo hacía ti.

 No soy buena diciendo las cosas de frente, en realidad nunca he podido, soy muy fría o poco demostrativa, pero eso no significa que no sienta realmente las cosas. Al contrario, hay veces que quiero decir mucho, pero no lo hago. Hay veces que quiero demostrar lo que siento, pero no lo hago. Eso yo sé que molesta, pero me es difícil. Solo quiero que sepas que detrás de un "nada", hay mucho; que detrás de un "no me pasa nada", me suceden muchas cosas; detrás de un "déjame", hay un no me dejes; sin embargo, detrás de un "no te vayas", hay en verdad un quédate conmigo y detrás de un "te amo", hay en verdad un sentimiento hermoso que tengo hacía ti.

SHARE

Google+ Followers